jueves, 27 de septiembre de 2007

“No es verdad que aquí se van a interrumpir proyectos”


Johan León
Azul+

El pasado 24 de septiembre se llevó a efecto la primera reunión entre un nutrido grupo de representantes de organizaciones con trabajo en VIH/Sida y la nueva encargada de la Dirección de Programas de Salud Poblacional, Aleida Rivas.

Esta cita, producto de la solicitud de varias Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) serviría para plantear diversas inquietudes que aquejan a este sector de la sociedad civil con servicios en VIH/Sida y otras Infecciones de Transmisión Sexual. La reunión se inició con los planteamientos de varios activistas, quienes manifestaron preocupación, entre otras cosas, por el retraso de medicamentos para las personas que viven con VIH (PPVs), la carencia de insumos para la atención de infecciones oportunistas, la no dotación de condones masculinos y femeninos para los trabajos de prevención en lo que va de año, la falta de campañas de prevención masivas por parte del Estado, la discriminación de la cual son víctimas las PVVs en los centros de salud, así como en misiones e instituciones del Estado y entes privados, asimismo sirvió la oportunidad para manifestar la preocupación por los retrasos en los desembolsos de los proyectos que llevan a efecto las ONGs en las diferentes regiones del país.

En tal sentido, y partiendo de comentarios de varios activistas sobre la posible eliminación de estos proyectos, la doctora Rivas manifestó que el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) ratifica la disposición para trabajar en el área de prevención, aunque reconoce que los esfuerzos realizados tanto por el Ministerio como por el sector comunitario “no ha tenido el suficiente impacto”. Rivas comentó: “No es verdad que aquí se van a interrumpir proyectos, nosotros lo que vamos es a fortalecer todo lo que tenga que ver con prevención; todas las estrategias que el Ministerio de Salud considere convenientes, tanto en la promoción se la salud con participación popular como para la prevención, el diagnóstico precoz, para la atención y dotación de medicamentos e insumos se va a hacer, no sólo para VIH sino para las otras patologías que también forman parte de los siete grupos prioritarios”, previamente habría anunciado que su despacho daría principal atención a aspectos como la mortalidad materna, mortalidad infantil, VIH y otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), cáncer, accidentes, enfermedades de riesgo y tabaquismo.

“Nosotros tenemos que redoblar los esfuerzos, -enfatiza Rivas- no podemos limitarnos a entregar medicamentos e insumos sino que tenemos que preparar a los equipos para que puedan hacer promoción de la salud con participación popular que es un mandato que vendrá en la reforma de la Constitución porque es el Poder Popular”. Reconoció el trabajo que se ha realizado desde la sociedad civil y dejó claro que no es posible echar a un lado los esfuerzos de este sector porque “Esto es un problema muy complejo… no hay nadie que pueda sentir un problema más que quien lo vive, bien sea directamente o por motivos muy cercanos”.

Rivas aprovechó la oportunidad para referirse al momento político que atraviesa Venezuela y mencionó que la realidad del VIH no se puede descontextualizar de los cambios que experimenta el país que van más allá de las luchas de la comunidad organizada y las ONGs: “Ahora vienen cosas que no son productos de luchas, por ejemplo, cuando se reduce la jornada laboral a seis horas es un regalo que nos está haciendo el Presidente dentro de su propuesta ¿y eso beneficia o no beneficia a los pacientes con VIH? Porque no es lo mismo para un paciente que vive con VIH trabajar ocho horas que trabajar seis por un mismo salario y eso no lo plantearon estas organizaciones; es decir, aquí tenemos luchas de ustedes –lucha en el buen sentido, yo sé que ustedes y nosotros somos un equipo y tenemos que ir con diferencias o sin diferencias arrimando para el mismo barco- pero sí tenemos entonces que decir que hay cosas que nos vienen sin luchas, porque cuando los trabajadores no dependientes van a tener seguro social y van a tener vacaciones ¿eso beneficia o no beneficia a los trabajadores con VIH?”, ante estas palabras se observó la incomodidad de varios de los representantes de las ONGs del país y más tarde Marcel Quintana, director de Ases de Venezuela se refirió a la creciente discriminación laboral de la que son víctimas quienes viven con VIH, por lo que la disminución de la jornada laboral “no es un favor que se está haciendo a los trabajadores que viven con VIH”, acotó que el verdadero problema es que cuando en el sitio de trabajo conocen el diagnóstico, las PVVs son despedidas.

Ante una aparente desvinculación entre el MPPS y las ONGs que realizan trabajo en materia de VIH/Sida, la doctora Rivas manifestó: “Nosotros tenemos que trabajar para la población en general; para el pueblo venezolano (…) Cuando se habla de participación popular aquí se está hablando de todos y cada uno de nosotros y quiero que esto quede bien claro. Este gobierno y este Ministerio como ente rector de las políticas de salud tiene que llevar a cabo la no exclusión; no se excluye a nadie. Estamos hablando de participación popular y cuando hablamos de participación popular es pueblo; el que no se sienta pueblo quedará excluido y yo espero que ninguno de los que esté aquí está en esa condición”.

Rivas dejó claro que “Hay compromiso político de vida, hay compromiso profesional, hay compromiso ético, y hay compromiso para trabajar en equipo siempre y cuando se establezcan condiciones de respeto, de solidaridad, de entendimiento mutuo, de transdisciplinariedad, etc.” Hizo énfasis en el aspecto de la solidaridad y acotó que “se perdió aquí en los cuarenta años de la cuarta República y que hay que crearla desde las escuelas, (…) me satisface profundamente el trabajo que se está haciendo en las escuelas en cuanto a prevención al uso del condón, pero ese no es el único punto; hay que enseñar la solidaridad, y esto es obra del presidente Hugo Chávez Frías y de este gobierno. Eso no se cambia de la noche a la mañana, eso se cambia a lo largo del tiempo”.

Sobre los desembolsos

Una de las principales razones que movió a los representantes de ONGs de casi todas las regiones del país fue la situación de los desembolsos para los trabajos de prevención que éstas llevan a efecto a lo largo y ancho del territorio nacional. En este aspecto, Aleida Rivas cedió la palabra a la jefa del Programa Nacional de Sida/ITS, la doctora Deisy Matos, quien explicó brevemente que los retrasos se deben a un nuevo trámite administrativo dispuesto por el Ministro del despacho se Salud: “Hasta hace poco, cuando llegó en nuevo ministro, los desembolsos funcionaban de la siguiente manera: las organizaciones presentaban sus cuentas, se revisaban y la Dirección de Programas tenía la firma autorizada para autorizar otra vez a Higiene (INHRR) para que éste realizara los desembolsos. Los desembolsos se hacen a través del Instituto Nacional de Higiene porque fue la manera más expedita para que los cheques salieran a tiempo y evitar los retrasos en las organizaciones”, Matos añadió que: “La información que tenemos por el INHRR es que por instrucciones del ciudadano Ministro, para que Gestión Administrativa le de el visto bueno de el desembolso ellos tienen (el INHRR) que enviar una comunicación a Gestión Administrativa para que ésta a su vez le dé el visto bueno a los desembolsos. Un poco porque el Ministro quería controlar los fondos que están saliendo por Higiene. Suponemos que hay muchos asuntos pendientes en Gestión Administrativa para que el Mayor Noguera firme. Ya nosotros hemos enviado dos comunicaciones a Noguera solicitándole prontitud en los trámites administrativos para evitar que se paren los proyectos, sin embargo, hasta ahora no hemos obtenido respuesta y espero que podamos tener una reunión con el Mayor Noguera para plantearle la situación y él dé la respuesta. Realmente la respuesta no está en las manos de la doctora Aleida ni en las mías”.Finalmente, y ante la necesidad de precisar soluciones, las doctoras Rivas y Matos se comprometieron a gestionar por vía escrita y por medio de una reunión pronta con sus superiores la firma de los cheques para los nuevos desembolsos, los cuales están paralizados desde julio y han resultado en el incumplimiento de metas por parte de las ONGs. El plazo para dar una respuesta ante esta situación, según propuso la propia doctora Matos, es el miércoles 3 de octubre; hasta entonces habrá que esperar. “Yo me voy a comprometer a buscar una entrevista con el director de Gestión Administrativa para efectuar los desembolsos y se elimine el retraso de los recursos”, puntualizó Rivas, al tiempo que aseguró dar continuidad a las reuniones con el sector comunitario como las estaría realizando quien la precedió en el cargo, Carlos Olaizo


















¿Qué hago si mi pareja vive con VIH?

Por: Brenda Gómez Díaz / Anodis

El término serodiscordante se acuñó por primera vez en 1986 para referirse a la relación de pareja donde un miembro de la misma es seropositivo y el otro seronegativo al VIH/Sida. La palabra también se utiliza en la jerga médica para cualquier otro tipo de enfermedad crónica como el cáncer o la diabetes.
Las personas que viven con VIH pueden mantener relaciones sexuales prácticamente con los mismos cuidados que la gente que no lo es. Además, pueden practicar el sexo seguro, es decir, masturbación mutua, sexo telefónico, y uso de dildos y vibradores que deben ser personales, así como otras prácticas placenteras en las que los fluidos corporales no tocan heridas ni mucosas.
El reconocido sexólogo Víctor Velasco Morales, indica que el proceso de donde deviene el ser seropositivo es my importante para la aceptación de ambos miembros de la pareja. Si ocurre en un accidente de trabajo, si ambos participan en relaciones extra pareja o si lo hizo sólo uno de los dos: “puede que haya mucha culpa, ya que piensan que puso en riesgo su vida y la mía” aclara.
Asimismo se entra en un proceso de duelo en donde se atraviesan tres fases:Aceptación (todo estará bien), ira (¿por qué a mi?), y no aceptación (esperanza- tal vez la prueba fue errónea). Esto afecta gravemente la situación de la pareja.
Cuando por fin se logra la aceptación de uno y de otro, es probable que opten por no cuidarse y existe constantemente el factor de riesgo debido al amor que se profesan. Velasco Morales apuntó que “se mezcla con la mitología del amor, como somos pareja tenemos que correr con la misma suerte, explico. Esto puede producir nuevas infecciones y la gran probabilidad es que la discordancia no dure mucho tiempo.
En esta situación el que más sufre es el seronegativo porque tiende a cargar con la idea de que tiene que tiene que cuidar a la pareja y se descuida a sí mismo. En todas las enfermedades se descuida al cuidador , aunque su carga sea muy fuerte, por eso es un área que se tiene que trabajar mucho más.
Arturo Méndez, coordinador del Centro de Capacitación y Apoyo Sexológico Humanístico (CECASH) recomendó crear redes de apoyo con familiares y amigos, así como buscar el apoyo terapéutico sufieciente: “Sí existe, pero debido a que no tenemos una cultura de la salud no lo buscamos; el Sida no es ir a un evento nada más para que me regalen un condón”. Agregó Méndez: “es importante mencionar que el VIH/Sida en algún momento nos puede alcanzar, un familiar, un amigo, o uno mismo, por eso hay que informarse. Cuando llega un momento así no se sabe qué hacer, la noticia nos paraliza”.




Fracaso terapéutico

Por: Rolando Bracamonte
Con la salida al mercado de nuevos medicamentos antirretrovirales (ARV) se ha incrementado el número de posibilidades y combinaciones para lograr un tratamiento de alta efectividad, (denominado TARGA entre los especialistas del tema) para las personas que viven con VIH/Sida. Sin embargo, existen otros factores que influyen en la adherencia y consecuente fracaso o éxito de las terapias.
El tratamiento recomendado para la infección por VIH consiste en una combinación de tres o más medicamentos ARV que atacan desde diferentes frentes la replicación del virus, aunque no puedan eliminarlo, y cada una de estas terapias debe ser recomendada por un médico especialista en acuerdo con el paciente.
Si el tratamiento fracasa
Se considera un fracaso del régimen cuando no se obtienen los resultados deseados y continúa la replicación del virus, al tiempo que bajan los conteos de células CD4, CD8 y otras del sistema inmunológico, lo cual puede iniciar o acelerar una serie de signos y síntomas que degeneran la salud. El fracaso terapéutico puede deberse a varias razones; entre otras, el mal estado de salud previo al inicio del tratamiento, por haber creado resistencia previamente a los medicamentos en una terapia anterior, por la baja o mala absorción de las drogas por parte del cuerpo, también puede deberse a la inconsistencia en la toma de las dosis (dejar de tomarse los medicamentos en el horario y la cantidad recetado por el médico tratante), por el abuso de drogas recreativas y/o alcohol, efectos secundarios de los medicamentos, la toxicidad de los mismos o la interacción con otros medicamentos.
Puede tratarse de un fracaso virológico; cuando luego de algunos meses después de iniciar el tratamiento no se logra bajar la carga viral hasta quedar indetectable o al menos bajarla significativamente, o si por el contrario aumenta la cantidad del virus en la sangre. Se habla de fracaso clínico cuando la persona que vive con VIH/ Sida (PVVs) desarrolla infecciones o enfermedades relacionadas con el VIH y empeora su estado de salud luego de al menos tres meses de tomar el tratamiento. El fracaso inmunológico se considera cuando no se logra aumentar significativamente el número de linfocitos CD4 en la sangre, o en un caso peor existe una disminución acelerada de éstos.
Si el régimen terapéutico fracasa, el médico especialista debe evaluar la situación, ordenar la elaboración de unos exámenes pertinentes, estudiar el estado físico del paciente, las consecuencias que pudo traer el dicho fracaso y llegar a un acuerdo con el paciente para cambiar la terapia por una más efectiva. En la medida que el virus se hace resistente a los medicamentos se van disminuyendo el número de combinaciones posibles, lo que puede limitar enormemente la posibilidad de encontrar una terapia que pueda bajar la carga viral y aumentar las células CD4 del sistema inmunológico, por lo que es necesario que la PVV logre la mayor adherencia posible a los medicamentos, tomando en cuenta la regularidad y las recomendaciones hechas por el médico.