Factores de riesgo para contraer VIH y otras ITS




(Azul+) El comportamiento sexual es el indicador más importante a la hora de analizar los riesgos de infección por VIH. Más allá de la orientación sexual o de la frecuencia en lo referente a las relaciones sexuales, existen muchos factores que se deben tomar en consideración a la hora de analizar este punto.
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) establece que hay factores políticos que inciden, en lo referente al nivel de compromiso que tenga el Estado y  en función de las políticas de prevención y atención en materia de VIH y otras ITS. De allí se desprende el acceso a los servicios de salud, lo cual está relacionado con aspectos geográficos, culturales y económicos de las sociedades. Las normas culturales juegan también un papel fundamental en este tema; en Venezuela, y América Latina en general, el machismo es una característica que impera. Se establece socialmente que el hombre debe tener muchas parejas sexuales – y desde temprana edad- para subrayar su masculinidad; las mujeres, por otro lado, son muchas veces sometidas a estos patrones y desconocen sus derechos ciudadanos y humanos en lo referente a equidad y género.
Documentos de la OPS en su sitio de Internet hacen énfasis en el aspecto biológico. La edad y el sexo juegan un papel fundamental a la hora de analizar riesgos de infección por VIH, por ejemplo, está determinado que las mujeres son más susceptibles que los hombres a contraer infecciones de transmisión sexual por las características propias de sus genitales. También la OPS señala que las personas menores de 20 años y las mujeres que hayan llegado a la menopausia corren más riesgo debido al adelgazamiento de algunas membranas vaginales.
Paralelamente, como factores socio-demográficos más importantes puede mencionarse el estado civil, la migración, la educación y el nivel socio-económico. En general, los solteros tienen más relaciones sexuales que las personas casadas. El matrimonio puede servir como prevención porque la mayoría de las parejas es monógama o tiene menos parejas que las personas solteras. La relación entre la edad de la primera relación sexual y la edad de contraer matrimonio, puede dar información sobre la duración en que una persona estaba expuesta a un riesgo más alto. El acceso que una persona tiene hacia información y servicios de salud depende de la educación, el nivel socioeconómico y el área geográfica (urbano/rural). Movimientos entre distintas áreas geográficas por motivos de trabajo, la pobreza condicionando el sexo comercial, la disponibilidad y el acceso a condones, la percepción de riesgo que tiene una población determinada, todos estos aspectos influyen en la transmisión del VIH e ITS en una población.
El tema del uso correcto y constante del condón no puede quedar atrás, pero es importante destacar que esto va a depender de la aceptación y de la disponibilidad, es decir, se deben crear políticas para estimular el uso del condón, para disminuir el rechazo y también se debe garantizar que los ciudadanos tengan el acceso a los preservativos. En el campo estrictamente sexual, se considera que las relaciones más riesgosas son el sexo anal receptivo (quien recibe la penetración), así como las relaciones vaginales durante la menstruación, la intensidad del acto y el número de parejas sexuales.
  

Comentarios

Entradas populares