SÍFILIS: Las etapas de una infección



La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por una bacteria llamada treponema pallidium y adquirida precisamente a través de las relaciones sexuales bien sea genitales, orales o anales.
Es una de las ITS más común y se puede adquirir fácilmente luego del contacto con las lesiones de una persona infectada.
La sífilis se caracteriza por tener tres fases o etapas entre las cuales puede haber largos períodos de latencia, es decir, segmentos de tiempo en los que no se observa ninguna manifestación visible en el cuerpo pero la infección está y  se puede transmitir a  las parejas sexuales.
La primera fase o sífilis primaria  puede aparecer entre las tres o cuatro semanas después de la infección y se manifiesta a través de lesiones (comúnmente llamadas chancros) de aspecto rojizo o marrón que pueden erosionarse y endurecerse produciendo un líquido blanquecino aunque generalmente no hay dolor. Las zonas más frecuentes donde salen las lesiones es en los genitales, en la boca, faringe y ano.
Si no se atiende a tiempo podría convertirse en sífilis secundaria, la cual se caracteriza por generar malestares como fiebres, náuseas y pérdida de apetito, además de lesiones generalizadas, salpullidos y la inflamación de los ganglios linfáticos.
Esta etapa de la infección puede manifestarse de cuatro a diez semanas después de a aparición de las lesiones iniciales. En esta fase pueden verse afectados algunos órganos.

La prueba de laboratorio empleada para detectar la sífilis es la VDRL y la practican en la mayoría de los laboratorios públicos y privados


Hay estudios que destacan que sólo el 30% de los casos llegan a la sífilis terciaria, etapa que puede manifestarse años después de la secundaria y que aparece afectando el sistema nervioso, vascular y otros órganos, incluso el corazón y la vista.
Es importante destacar que, si bien la sífilis es una infección transmitida sexualmente también es hereditaria; es decir, transmitida de la madre al hijo durante el embarazo o el parto.
La prueba de laboratorio empleada para detectar la sífilis es la VDRL y la practican en la mayoría de los laboratorios públicos y privados. Sólo un médico puede determinar el tratamiento (antibiótico) para curarla; eso dependerá de varios factores, entre otros, el avance de la infección.
Se recomienda el correcto uso del condón en todas las prácticas sexuales para evitar contraer la sífilis.  

Comentarios

Entradas populares