Usa el condón, pero de forma correcta


(Azul+) Pese a que aún tiene detractores, el condón es el método más viable, accesible y seguro para la prevención de las infecciones de transmisión sexual (ITS), como el VIH.
El condón másculino es una cubierta de látex con lubricante que impide el contacto entre las mucosas de dos personas durante las relaciones sexuales bien sea vaginales, orales o anales.


Los aspectos básicos

Lo primero es verificar las condiciones del empaque del condón y asegurarnos que no esté en mal estado. Verifica la fecha de vencimiento en el paquete o la caja, pues esa puede ser una causa de que el condón no tenga buena calidad.
Destapa el empaque con los dedos, no con las uñas o con los dientes pues se puede romper el condón aún sin que te des cuenta. Saca el preservativo y tómalo por la bolsita que trae en la parte superior para contener el semen en la eyaculación, lo colocas sobre el pene en estado de erección y lo desenrollas en el sentido que viene dispuesto; es importante este punto porque hay personas que intentan desenrollarlo en sentido contrario y pueden hacerle daño al condón.
Desenróllalo hasta la base del pene. Puedes colocarle en su cubierta lubricante a base de agua (de venta en las farmacias y algunas perfumerías) para facilitar la penentración y disfrutar más el acto sexual al tiempo que se coloca una barrera adicional para impedir el paso de virus como el VIH.
Luego de la relación sexual, quita el condón cuando aún no se haya perdido la erección; sostén el condón por la base mientras lo halas hacia afuera. Asegúrate de botarlo en un sitio fuera del alcance de los niños.

Comentarios

Entradas populares