5 TIPS para la salud de tu "mejor amigo"




(Azul+) No nos referimos a un pana o a una mascota; la gran mayoría de los hombres mantenemos una estrecha relación con nuestro pene. Hablamos de tamaño, fortaleza, de su rendimiento y hasta de cuando se torna un poco “impertinente” ante la presencia de alguien que nos guste. Sin embargo, el pene es una parte de nuestro cuerpo que requiere cuidados particulares para mantenerse saludable y que cumpla con sus funciones.



1.) Al momento de ducharte explóralo, revísalo y detente un momento a limpiarlo. Cuando pasas horas sin lavarlo se va acumulando una sustancia (sobre todo si no estás circuncidado) llamada esmegma, la cual es producida por el recambio celular del glande y si dejas acumular esta sustancia durante muchas horas pueden producirse irritaciones o infecciones en la zona.

2.) Al igual que el lavado y la higiene del pene es importante el secado. Al salir de la ducha, sécate bien, incluso los pliegues de los testículos porque la permanente humedad puede producir hongos.

3.) La piel del pene y los testículos es una de las más delicadas del cuerpo, por lo tanto no utilices cualquier producto en esa zona, a menos que sea un jabón de baño regular o un producto íntimo especial. Si observas algún tipo de enrojecimiento o irritación al usar cierto producto consulta un dermatólogo.

4.) Cuando tienes erecciones inesperadas (como durmiendo o que se producen durante tu rutina diaria) no lo acomodes hacia abajo para que no se observe el bulto, si lo haces estarías forzándolo y podrías generar algún daño en los tejidos o en los cuerpos cavernosos, preferiblemente siéntate, tápate y piensa en algo “anti erótico”, seguramente se bajará.

5.) Utiliza condón en cada relación sexual; de esta forma estarás evitando contraer infecciones transmitidas por esta vía. El condón permite además una relación sexual higiénica y saludable.
















Comentarios

Entradas populares