5 mitos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)



(Azul+) Las infecciones de transmisión sexual (ITS) además de las consecuencias para nuestro cuerpo significan una noticia impactante cuando resultamos diagnosticados, trayendo a la par una fuerte carga de prejuicios y mitos.  El VIH generalmente se ubica en el tope de los temores cuando hablamos de ITS, sin embargo, hay otras infecciones más fáciles de adquirir y que se presentan con mayor frecuencia.
Existe la tendencia a justificar conductas de riesgo con creencias aceptadas socialmente, sin embargo la mayoría de las veces se trata de mitos que es necesario derrumbar para actuar en conformidad con la realidad y no sobre la base de leyendas urbanas.
5 mitos
MITO 1: Sólo las personas promiscuas contraen ITS: Es completamente falso; si bien mientras más parejas sexuales se corren más riesgos las infecciones de transmisión sexual pueden afectar a cualquier persona, incluso con parejas estables si la patología venía previamente desarrollándose. Las ITS no discriminan por color de piel, sexo, orientación sexual, nivel de ingresos económicos ni por ninguna causa.
MITO 2: Si tu pareja tuviera una ITS tú lo notarías a simple vista: La realidad es que hay ITS que pueden estar presentes, aunque en estado de latencia u ocultas, sin embargo se puede contagiar a la pareja sexual a pesar de que no se ven.
MITO 3: Se pueden evitar las ITS teniendo sólo sexo oral y vaginal: También es falso.  Tanto por la vía vaginal, como bucal o anal se pueden transmitir virus y bacterias que generen las ITS, sobre todo cuando hay contacto con las mucosas y si hubo algún tipo de desgarramiento.
MITO 4: Si ya tuviste una ITS no puedes volverla a contraer: Hay infecciones de transmisión sexual que permanecen de por vida en el organismo como el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), el Virus de Papiloma Humano (VPH) y el Herpes genital, sin embargo, otras como la sífilis, gonorrea o la clamidia pueden tratarse y si se vuelve a estar en riesgo sexual con una persona que las tenga puede volverlas a contraer.
MITO 5: Si yo me hago la prueba no es necesario que mi pareja se la haga: Si bien no sería la cita más romántica, lo ideal es que ambos se practiquen las pruebas de detección (se recomienda la Elisa de 4ta Generación y VDRL). Alguno podría tener una ITS y no saberlo, quizás porque no se le ha manifestado aún. Un diagnóstico temprano puede significar una gran diferencia sobre si desarrollan síntomas o no


Comentarios

Entradas populares