5 TIPS sencillos para un sexo con placer y protección




(Azul+) Existen estrategias muy sencillas con las que se puede reducir significativamente la posibilidad de transmisión de algún virus o bacteria que luego se traduzca en alguna infección de transmisión sexual (ITS). Es importante destacar que ninguna relación sexual en la que se tenga contacto con fluidos como el semen, lubricación preseminal, secreciones vaginales o sangre puede considerarse segura.
Sólo podría considerarse “sexo seguro” la masturbación, las caricias, abrazos, masajes y otros tipos más “tántricos” en los que no vamos a profundizar, por lo que lo correcto sería hablar de “sexo protegido”; es decir, emplear las estrategias de protección necesarias para evitar las ITS sin que esto represente quitarle placer a la relación íntima.
Les presentamos cinco recomendaciones que reducen significativamente la posibilidad de contraer alguna ITS.




1.)    USO DEL CONDÓN: Esta recomendación siempre la haremos de primera, pues el uso correcto del condón podría reducir a cero la posibilidad de transmisión de alguna ITS como el VIH, sin embargo es necesario colocarlo correctamente, que no esté dañado el empaque ni esté vencido y lo guardemos en un lugar fresco que no perjudique la calidad del látex.
2.)    HIGIENE GENITAL: Sobre todo en el caso de infecciones más simples (como las urinarias) es recomendable que antes de tener contacto con los genitales de la otra persona exista un lavado previo con agua y jabón. Esta práctica impone simplemente el empleo del sentido común y la consideración hacia la pareja sexual. Se pueden evitar infecciones en la garganta de quien esté practicando el sexo oral e incomodidades producto de algún mal olor.
3.)    ORINAR LUEGO DEL SEXO: La micción; o el acto de orinar luego de las relaciones sexuales con penetración también puede reducir riesgos de que se aloje a través de la uretra (el conducto urinario) algún agente infeccioso. Expertos recomiendan esta práctica inmediatamente después de que termine la relación sexual, pues si algún microorganismo ha quedado en la uretra orinar podría servir como método de arrastre y sacarlo.
4.)    USO DE LUBRICANTES: Además del condón, el lubricante puede servir como una barrera adicional para evitar la entrada de agentes infecciosos como virus y bacterias a través de vagina o ano, sin embargo hay que resaltar que deben ser lubricante (gel) a base de agua, los cuales se comercializan ampliamente y están hechos para ese propósito. No es recomendable la utilización de cremas humectantes, lociones y mucho menos la vaselina o aceites pues pueden dañar el condón hasta romperlo durante la relación sexual.
5.)    ENJUAGAR LUEGO DEL SEXO ORAL: El uso de enjuagues bucales luego de la práctica del sexo oral se recomienda debido a sus efectos bactericidas. Algunas bacterias y virus pueden ser sensibles a los componentes de estos productos, por lo que si quedan alojados en la boca o garganta el enjuague bucal podría facilitar su neutralización. También es recomendable previo a la práctica del sexo oral, por lo anteriormente mencionado y porque el efecto de la menta puede resultar muy placentero a quien recibe el fellatio.

Todas estas recomendaciones son con el propósito de reducir riesgos; ninguna en particular sería la panacea, no obstante son altamente efectivas y no representan mayores esfuerzos. 

Comentarios

Entradas populares