Programa de VIH del Zulia tiene registrados 8.234 pacientes activos y 1.575 retirados




(Azul Positivo) En una entrevista realizada en el programa “De Primera Mano”, transmitido por la señal del Canal 11 del Zulia y por la emisora Fe y Alegría 88.1 fm, el director de la organización social Azul Positivo, Johan León, afirmó que para este 1 de diciembre, Día Internacional de la Respuesta al VIH y el Sida, en el estado Zulia se tienen registradas 8.234 personas que viven con esta condición y se consideran por el Programa Regional de VIH/Sida “pacientes activos”, es decir, que están bajo consultas y tratamientos antirretrovirales.
Además, León explicó que el programa también registra 1.575 pacientes retirados, entre los que se encuentran fallecidos, trasladados a otros estados o países, principalmente. En tal sentido, el histórico de pacientes en general es de 9.809 en nuestra región.
Según el activista “el número de personas que viven con VIH es muy superior, pero la mayoría de las personas desconoce su diagnóstico porque no se han realizado la prueba y este es un virus de progresión lenta en el organismo” por lo que tarda entre 6 a 8 años en tener las primeras manifestaciones clínicas.



León expresó con preocupación que el Estado venezolano no está invirtiendo recursos en la prevención del virus de inmunodeficiencia humana, y “los pocos esfuerzos que se están haciendo en nuestro país son realizados por las organizaciones no gubernamentales”. El director de Azul Positivo aseguró que el Programa Nacional de VIH del Ministerio de Salud se ha reducido “a una farmacia de medicamentos”, pero que no desarrolla estrategias de prevención ni tampoco vigilancia e informes epidemiológicos. “Este año ha sido muy irregular en cuanto al suministro de medicamentos antirretrovirales” afirmó, pues se han presentado varios episodios de desabastecimiento de esta medicación, incluso en sus versiones pediátricas.

Johan León invitó al Estado venezolano a invertir en prevención para reducir la incidencia del VIH en nuestro país, y a la ciudadanía a no discriminar a quienes viven con esa condición, pues la discriminación y el estigma son peores que la enfermedad. Destacó que este es un tema del que se debe hablar en el contexto familiar para evitar que terceros igual o más desinformados sean quienes orienten a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes en torno a este tema.





Comentarios

Entradas populares